Remedios caseros para las várices internas o secundarias

Las várices secundarias (popularmente conocidas como internas) representan un 10% de los casos y son aquéllas que aparecen como secuelas de diferentes afecciones, que tienen en común la propiedad de generar hipertensión venosa.

Entre estos trastornos, pueden ser mencionados la flebitis o la trombosis venosa profunda de una extremidad, desencadenantes de una falla valvular que transmite la hipertensión venosa a la superficie de la piel, por medio de las venas comunicantes.

Por otro lado, este tipo de várices también pueden ser ocasionadas por una falla valvular u otra malformación vascular congénita.

Por último, pueden ser causadas por fístulas arteriovenosas (conexiones anormales entre una arteria y una vena), de origen congénito o adquiridas por medio de un traumatismo o herida profunda que haya cortado simultáneamente la pared de una vena y una arteria próximas.

remedios caseros para las varices internasSon de tratamiento bastante difícil en función de su propia naturaleza, ya que debe ser corregida o tratada la causa que las originó, pero hay remedios caseros que pueden ayudar a amenizar bastante la molestia que producen.

Remedios caseros para las várices internas o secundarias

Veamos a continuación algunos remedios populares que pueden ayudarte a tratar este tipo de várices:

– Arcilla Verde

Diluye 4 cucharadas de arcilla verde en un recipiente con agua y luego bátelo hasta lograr una pasta bastante fluida.

Aplica la mezcla cada noche en forma de compresa sobre la zona afectada, dejándola hasta el punto que esté completamente seca.

Várices Nunca Más

Por último, lávate con jabón neutro y agua tibia.

– Ajo

Machaca 5 cabezas de ajo y colócalas en una botella con alcohol, agitando bastante.

Aplícalo por las noches con un algodoncito en las partes afectadas y déjalo que se seque.

Observación: comer el ajo también funciona como remedio.

– Chile Dulce

Comer chile dulce en ensaladas y comidas ayuda a combatir las várices, ya que hace la sangre más liquida y ayuda a la circulación.

– Aloe vera (sábila)

La sábila es muy efectiva para las várices, al igual que para otros padecimientos y enfermedades de toda índole.

En esta situación, se recomienda extraer su pulpa, calentarla al baño María y aplicarla por medio de compresas en las zonas afectadas.

Lo mejor es colocarlas en la noche y dejarlas ahí hasta el día siguiente.

Por la mañana, lávate cuidadosamente con agua tibia y jabón neutro.

Es de vital importancia que el aloe vera se encuentre caliente, ya que de esta manera actuará mejor.

– Vinagre de Manzana

Moja un paño limpio con un poco de vinagre de manzana y colócalo directamente sobre las várices, dejándolo aplicado durante algunos minutos

Si lo prefieres, también es posible dar ligeros masajes con un movimiento que vaya de abajo hacia arriba, pero sin hacer presión a la vena que estés tratando.

– Baños de Inmersión

Este es un tratamiento casero que se puede realizar todos los días y trae beneficios a nuestras piernas y pies, gracias a que al final se sentirán renovados.

Los baños de inmersión se realizan con una tina con agua, sal de mar y un pocillo de vinagre de manzana.

Se introducen las piernas durante 20 minutos, mientras se dan masajes ocasionales.

– Solución de Hojas

Hierve 2 litros de agua y luego agrégale un puñado de hojas de menta, uno de hojas de manzanilla y uno de hojas de laurel.

Deja reposar esta solución durante 5 minutos.

Después, vierte la solución en una tina, agrégale una pizca de bicarbonato y sumerge tus piernas en ella.

Precauciones: corrobora primero que no seas alérgico a alguno de los ingredientes, pues en unas pocas personas puede causar urticaria.

– Mezcla Casera 

Éste es un remedio que requiere un poco más de preparación, sin embargo su efectividad es muy buena, por lo que bien vale la pena.

Ingredientes:

– 3 cucharadas de aceite de oliva;
– 4 dientes de ajo;
– zumo de un limón;
– 3 cucharadas de vinagre de manzana.

Preparación:

Pela y machaca bien los dientes de ajo.

Mézclalo con los otros ingredientes.

Deja la mezcla en reposo durante 10 horas.

Cómo usar:

Aplica un poco de la mezcla directamente sobre las várices en las mañanas y en la noche antes de irte a dormir.

Déjala actuar por 20 minutos y lávate cuidadosamente con agua tibia y jabón neutro.

Espero que te sean de bastante utilidad estos remedios caseros para las várices internas.

También te recomiendo que veas:

> El método natural que me ayudó a eliminar las várices

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *